La globalización y el contexto que este fenómeno modifica genera que, las compañías en general y las PYMES en particular, necesiten profesionalizarse para incrementar su productividad y mejorar la competitividad para ser sustentables y, para lograrlo necesitan abordar retos asumiendo un profundo cambio en sus modelos culturales, organizacionales y procesos de negocio, significa aceptar el cambio, apostar por la innovación, la tecnología y el talento de sus profesionales.

Deben iniciar un proceso de transformación, siguiendo un plan de acción en la dirección adecuada, incorporar nuevos conocimientos adaptando su negocio a la realidad de un mercado cada vez más competitivo, sofisticado y complejo, por ejemplo, en el mundo digital de hoy en día, las organizaciones se encuentran bajo una creciente presión para mejorar el servicio al cliente e innovar continuamente su modelo de negocio adaptado al comportamiento del consumidor digital.

No se trata solo de analizar problemas y desarrollar planes para un mejor desempeño, tienen que, por ejemplo, adaptarse a las demandas de una economía digital basada en datos de hoy en día con estrategias de gestión del conocimiento, adaptarse al cambio organizacional y aplicar múltiples disciplinas para administrar el ciclo natural y los efectos del cambio. El resultado es el estado final deseado sostenible a través de los cambios en el personal y el liderazgo articulado.