La metodología de trabajo está intelectualizada y diseñada para planificar e implementar un plan de acción de acuerdo a cada escenario, segmento y perfil de la empresa, teniendo en cuenta el diagnóstico inicial como punto de partida, los objetivos posibles buscados y los recursos disponibles, manteniendo un enfoque integral y articulado de los sectores claves para un eficiente funcionamiento colectivo.

Se organiza el trabajo en fases y actividades, acuerdo los plazos y los recursos administrando adecuadamente la gestión del tiempo involucrando a los miembros clave de la organización sin alterar el día a día de sus actividades, se lleva una agenda de trabajo de manera simultánea en las tres dimensiones que hay que tener en cuenta para evitar avances y retrocesos en el proceso, Gente, Estrategia, Procesos e Información.